Bustillo es el diminutivo de “busto” o lugar quemado para utilizarse como campera de pastos. Ya durante el Neolítico se levantaron varias poblados en la zona de Saldaña. En bustillo existían algunos yacimientos arqueológicos, como el caso del pago de “Quintanillas” o bien en “Las Guindas” de Lagunilla.

Al poblar Amaya en el año 860 el Conde Rodrigo, se alzó esa como protectora y estímulo para estas tierras de Saldaña, zona repoblada al final del reinado de Ordoño I, allá por el año 866. En el 895 ya se encontraba Don Savelio como conde de Saldaña.

Parece que Bustillo dispuso de una iglesia parroquial románica a la que sustituiría la actual de San Pedro, dividida la nave en tres tramos que cubren con cañón de lunetas y yeserías. La cúpula es ciega, la portada de arco de medio punto. El presbiterio mantiene el retablo mayor barroco, exactamente de 1676.

Conserva la iglesia de San Pedro una interesante Cruz parroquial del último tercio del siglo XVI. Existían en Bustillo, a finales XVIII dos Cofradías: la de la Cruz y la de Nuestra Señora, disponiendo ésta de un hospital.

Conforma también el ayuntamiento de Bustillo la localidad de Lagunilla de la Vega, nombre que la viene dado por lo encharcable que es esta zona de la Vega del Carrión en épocas de llanías.

Se asegura que Lagunilla fue el lugar donde estuvo emplazada la ciudad romana de Lacóbeiga pero la arqueología así no lo ha confirmado.

La iglesia está dedicada a Santa Elena, incendiándose en 2001 cuando se estaba restaurando, arrasando el fuego casi todo en su patrimonio artístico.

Destaca sobre todo el retablo mayor del primer tercio del siglo XVII y con distintos relieves en el banco, varias esculturas, etc.